Algunas voces en tu vida

la voz de la conformidad

La voz sumisa que habita en la zona de confort. En el fondo, es la parte de nuestro ser que nos resta con respecto a lo que podemos aportar de genuino: “El mundo ya está hecho, yo sólo tengo que llegar y adaptarme”. En el fondo, el conformista anhela un mundo en el que las cosas no cambien, por tanto, sin creadores, por favor!.
Somos cómodos, nos reconforta la comodidad. ¿Cuántas veces no descubrimos a nosotros mismos envueltos en diálogos internos, tratando de convencernos de que “si no está roto, para qué arreglarlo?”. Pero para ser creativos y originales tenemos que atrevernos a explorar nuestra zona de influencia desconocida, la zona de reto. Si no salimos del confort, nuestra vida se convierte en el día de la Marmota, lamentándonos siempre por resultados tan idénticos. La voz de la conformidad ..es tambien el de la oveja.

La voz del castigo

“El primer castigo del culpable es que su conciencia lo juzga”

Culpables, culpables y culpables… No nos merecemos las cosas, no somos dignos. Y mira, aún en el supuesto caso que consiguieras sortear todos los obstáculos anteriores y encontrar una salida, sencillamente, NO la mereces. Si queremos abrir puertas y ventanas donde hay muros, debemos saber que hay una voz en nuestro interior que no nos ayuda.
La idea básica contenida en el concepto de “creatividad” es la de libertad. Necesitamos libertad para romper las reglas, desafiar los canales y asumir riesgos, y el permiso de esa libertad nos lo tenemos que conceder nosotros mismos. Sintiéndonos encadenados a la culpa, al juicio extremo y al menosprecio por uno mismo, no podemos ejercer el proceso creativo.tigreyoveja

Deja un comentario