Primero lo Primero

Realmente me gusta mucho Covey..cuando habla de este principio que yo creo fundamental para ordenarnos en nuestra vida y trabajo. Espero disfruten el aprendizaje!!

Cual de estas personas sos vos?

Cuantas veces estamos hablando del pasado y todas las cosas que ya no podemos cambiar. Porque de hecho el pasado, todo cualquier tiempo mejor pertenece a ese estado y no tiene posibilidad de cambio alguno. Vos siempre podes elegir si queres vivir en el pasado y no poder transformarlo o pararte en el presente  y poder crear tu futuro. En la siguiente foto que utilizo en este post es para mostrar dos tipos de personas  unas exitosas y otras fracasadas , fijate con cual te identificas y para que te identificas con ella? que tengas un buen dia! saludos, gustavo

personas_exitosasy fracasadas

Las excusas y lo que te esta impidiendo avanzar

La no-accion es uno de los obstáculos más repetidos por mis coacheados y de los más limitadores.
Este obstáculo no es que tan solo te impida avanzar, es que te lleva a dar pasos hacia atrás.
Cuando no entras en acción te estás estancando, y cuando te estancas, todo suele ir de mal en peor.
Como dice una de mis mentoras Marisa Silva, puedes tener excusas o resultados, pero no las dos cosas. Elige qué quieres tener, si eliges tener resultados continúa leyendo este artículo.
Gran parte de las veces no eres consciente de las excusas que te pones y por esa razón, te presento aquí cinco de las más frecuentes, para que puedas identificarlas, tomes conciencia de las mismas y te pongas manos a la obra.

Falta de apoyo o aprobación
El apoyo o aprobación de otras personas, indudablemente es de gran ayuda, pero no es indispensable para que tomes acción. Con apoyo o sin él, puedes hacerlo. Además muchas veces ocurre que las otras personas te apoyan cuando te ven actuar y conseguir resultados.
Por otro lado, siempre va a haber personas a las que no les guste o les parezca mal lo que hagas, sea lo que sea. Así que, en mi humilde opinión, es preferible que si le va a parecer mal a alguien, al menos que sea luchando por lo que tú quieres.
A esto tengo que añadir que si eres emprendedora o empresaria, no puedes vivir dependiendo de la aprobación ajena. Por tu propio desarrollo debes entrenarte para liberarte de esa dependencia.
En cambio, puedes rodearte de personas que estén donde tú deseas estar, o se encuentren en tu mismo camino, personas que te influyan positivamente en pro de tus objetivos. Puedes contratar a un coach, cosa que te recomiendo, será tu mejor apoyo y te retará a sacar lo mejor de ti.

Tener la certeza
Muchas personas me escriben diciendo que su obstáculo para tomar acción, es que no están seguras de si van a tener éxito. Seguro no hay nada en esta vida, ni tan siquiera que mañana vaya a salir el sol, aunque sea lo más probable, pero seguro no.
Si esperas a la seguridad y a tenerlo todo perfectamente definido antes de empezar, no vas a hacerlo nunca, ya que la perfección no existe. Parte del éxito consiste en desarrollar la capacidad de adaptarse a la corriente ya los cambios que puedan ir apareciendo. De hecho ahí es donde se encuentra el verdadero aprendizaje y camino del éxito.
Si te quedas esperando a tener la certeza, ya estás fracasando de antemano. Trabaja por minimizar los riesgos, pero se consciente de que nunca podrán desaparecer del todo. Vivir en sí mismo, ya es un riesgo.

Lo intentaré
Lo intentaré es la excusa más elegida para no comprometerse y hacer todo lo posible por llegar. Es una manera de no hacerte responsable. Comienza a cambiar “lo intentaré” por “lo haré”, porque si las cosas no salen como esperabas puedes continuar haciendo los arreglos para reencaminar la situación.
En cambio si sólo lo intentas y desistes, ya fracasaste. Por supuesto que es peor ni tan siquiera intentarlo, pero si sólo lo intentas ya estás fracasando.

No tengo dinero
No siempre es necesario el dinero, hay muchos otros recursos. En cualquier caso, si tu problema es que el dinero es imprescindible para poder hacer las primeras gestiones, el primer paso será idear un plan que te lleve a conseguir el dinero necesario para tu proyecto.
Aprende a negociar para poder conseguir muchas cosas sin dinero, tan sólo resolviendo problemas a otros. Negociando también puedes conseguir comodidades de pago tanto para esa inversión inicial, como para otras.

No sé cómo
Esta es una de las peores excusas, y más hoy en día con la cantidad de información que hay. Es imposible saberlo todo, pero si hay algo que necesitas saber para poder comenzar o continuar con tu proyecto, deberás invertir en formación, en forma de tiempo, dinero o ambas cosas.

Estas postergando tu vida?

¿Leerás ahora este artículo, o lo guardarás en el escritorio para leerlo más tarde? ¿Cuántos llevas almacenados para cuando tengas tiempo?

Postergar significa que dejamos para mañana, lo que probablemente podríamos hacer hoy. Hay personas que se encuentran muy cómodas con este hábito. Personas que ante la pregunta ¿Lo hago hoy o lo dejo para mañana? Su opción invariablemente será, “para mañana”.  Deciden desde pensamientos del estilo. “lo hago mañana”, “puede que lo haga otra persona”,  “si realmente es necesario ya lo terminaré haciendo”. Personas que teniendo los recursos, las capacidades y la oportunidad, eligen postergar la acción que les toque hacer.

¿Te ha pasado alguna vez que teniendo cosas importantes que terminar, Te  entretenes haciendo cosas que no aportan ningún valor ni significado a tu vida o a la de los demás, cosas que en el fondo son totalmente superfluas? ¿Te ha pasado que después lamentás haberte entretenido? ¿Qué las consecuencias se podrían haber evitado?

Casi todos, en algún momento hemos postergado ciertas decisiones, bien porque representan un esfuerzo, bien  porque no lo queremos hacer. Por favor, piensa en alguna tarea que estás postergando desde hace tiempo: ¿representa demasiado esfuerzo? o ¿en el fondo no quieres hacerla?

Analicemos la primera hipótesis: demasiado esfuerzo. Mi creencia es que el “esfuerzo”, el “sacrificio” que requiere dicha acción “no me compensa”. En este momento creo que el beneficio es menor que el esfuerzo que implica. Cuando tenemos instaurada esta creencia el pronóstico es muy claro: No se hará. Mientras en mi fuero interno, aunque no quiera reconocerlo, exista la creencia “no vale la pena”, esta acción quedará postergada.

Analicemos la segunda hipótesis: no quiero hacerlo. Cuando no lo quiero hacer pero no puedo asumir esta verdad, me resisto. Si realmente no quiero hacerlo es que no forma parte de mis objetivos y por tanto no es necesario postergar, lo descarto de mi vida y ya está. Cuando creo que no quiero hacerlo, pero lo postergo, me estoy resistiendo. Me resisto a aceptar la realidad. En el fondo pienso “si me resisto ganaré”. Mientras en mi fuero interno, aunque no quiera reconocerlo, exista la creencia “si me resisto ganaré”, esta acción quedará postergada.

Las dos hipótesis se sustentan, cada una de ellas, en una creencia que puede ser consciente o inconsciente: “el beneficio no compensa el esfuerzo”, o “si me resisto ganaré”. Esta manera de pensar llega un momento en que se instaura como un hábito. El hábito de postergar decisiones incómodas, difíciles, pesadas, aburridas, monótonas, etc. Por muchas justificaciones y excusas que sea capaz de crear, llegará un momento que deberé aceptar la realidad y las consecuencias que comporta haber decidido postergar.

Se trata de buscar un método creativo, fácil y agradable que me permita hacer hoy lo que puedo hacer hoy. Se trata de conectar con la fuente de inspiración que me permitirá pasar a la acción. Más aún, una fuente que resulte difícil de boicotear, sabotear o desplazar.

Uno de los métodos que con los años me han sido más efectivos para superar mi hábito a la postergación y que desde mi experiencia profesional como Coach me ha permitido acompañar a aquellas personas que querían cambiar este habito, ha sido conectar con los valores.

Uno de estos los valores es la honestidad. ¿A quién pretendo engañar? ¿Qué estoy evitando? ¿De qué tengo miedo? ¿A qué no me estoy enfrentado? Cuando somos honestos no nos autoengañamos. Podemos afrontar la realidad. Sabemos que nos estamos justificando porque tenemos miedo de no ser capaces, de fracasar, de decepcionar. Cuando nos permitimos afrontar la realidad ya no nos resistimos. Admitimos nuestro miedo y en lugar de luchar contra esta sensación de miedo la aceptamos y a pesar de tener miedo lo hacemos. La honestidad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Otro de los valores es la integridad. ¿Qué necesito realmente? ¿Cuál es la respuesta más coherente para satisfacer esta necesidad? Cuando somos íntegros hacemos lo que pensamos, sentimos y decimos. Si nos proponemos hacer algo lo hacemos. Cuando nos marcamos un objetivo no nos desviamos. Cuando definimos una prioridad la convertimos en prioritaria. Desde nuestra integridad no permitimos distracciones. La integridad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Otro de los valores es la libertad. ¿Qué estoy priorizando al tomar esta decisión? ¿Qué estoy evitando al tomar esta decisión? ¿A qué me estoy aferrando? Somos libres para elegir la mejor opción a corto y largo plazo. Podemos liberarnos del malestar que comporta saber que una tarea sigue pendiente por propia elección. Desde nuestra libertad podemos elegir ser la mejor versión de nosotros mismos al hacer lo correcto. La libertad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Para cada uno de nosotros aquellos valores que nos definen y que nos ayudan a tomar las mejores decisiones serán nuestro punto de apoyo para movernos, para pasar a la acción, para desterrar la postergación de nuestras vidas.

El coaching para desempleados y profesionales sin clientes

Ahora también me gustaría aportarles otra formas donde puede intervenir un coach en la asistencia a que muchas personas logren resultados extraordinarios. Muchas Veces nos encontramos que deseamos re-insertarnos en el mercado laboral o re-formularnos en la propuesta de servicios que queremos ofrecer a un mercado como profesionales y no sabemos como. Aquí les dejo algunos tips para aquellas personas que no tienen clientes y entrevistas de trabajos:

 Detectar sus fortalezas y su experiencia.  De esta forma podrán tener más seguridad en sus entrevistas de trabajo.

Separar  de ellos el fatalismo y fracaso. Algunos van a las entrevistas con el NO grabado en su mente. Eso lo nota el entrevistador

Reconocer sus creencias limitantes para que luchar contra ellas. Algunas personas creen que tener más de 45 años te limita las posibilidades de encontrar empleo. Si tú lo crees desde el principio estás transmitiendo esa creencia que te limita. Quizá puedas transformar esa edad en tener más experiencia o la experiencia necesaria justo para ese puesto.

Es posible que asocies una emoción negativa contra una persona y creas que por mostrar, por ejemplo, que eres exigente, te recuerde a esa persona y supongas que el entrevistador  también la conoce y asocie exigencia con protestas en el trabajo.

El Coach no tiene una bola de cristal para conseguirte trabajo, lo que parece razonable es que si sigues haciendo el mismo tipo de entrevistas y no consigues que te seleccionen, es probable que los resultados sigan siendo los mismos… o no?

Recuerda una Frase de Albert Einstein ” Locura es queres resultados distintos, haciendo lo mismo”

Espero que este articulo sea de tu interés, y no dejes de mandarme tus comentarios. saludos, gustavo