Algunas voces en tu vida

la voz de la conformidad

La voz sumisa que habita en la zona de confort. En el fondo, es la parte de nuestro ser que nos resta con respecto a lo que podemos aportar de genuino: “El mundo ya está hecho, yo sólo tengo que llegar y adaptarme”. En el fondo, el conformista anhela un mundo en el que las cosas no cambien, por tanto, sin creadores, por favor!.
Somos cómodos, nos reconforta la comodidad. ¿Cuántas veces no descubrimos a nosotros mismos envueltos en diálogos internos, tratando de convencernos de que “si no está roto, para qué arreglarlo?”. Pero para ser creativos y originales tenemos que atrevernos a explorar nuestra zona de influencia desconocida, la zona de reto. Si no salimos del confort, nuestra vida se convierte en el día de la Marmota, lamentándonos siempre por resultados tan idénticos. La voz de la conformidad ..es tambien el de la oveja.

La voz del castigo

“El primer castigo del culpable es que su conciencia lo juzga”

Culpables, culpables y culpables… No nos merecemos las cosas, no somos dignos. Y mira, aún en el supuesto caso que consiguieras sortear todos los obstáculos anteriores y encontrar una salida, sencillamente, NO la mereces. Si queremos abrir puertas y ventanas donde hay muros, debemos saber que hay una voz en nuestro interior que no nos ayuda.
La idea básica contenida en el concepto de “creatividad” es la de libertad. Necesitamos libertad para romper las reglas, desafiar los canales y asumir riesgos, y el permiso de esa libertad nos lo tenemos que conceder nosotros mismos. Sintiéndonos encadenados a la culpa, al juicio extremo y al menosprecio por uno mismo, no podemos ejercer el proceso creativo.tigreyoveja

Que decisiones tomas en tu vida?

Esta distinción la hace Leonardo Wolk, en su libro…pensa que decisiones estas tomando vos?

 

EXPLICACIONES TRANQUILIZADORAS

Son aquellas que utilizamos dejando la responsabilidad fuera de nosotros. Explicaciones del tipo “se ha caído el sistema”, “yo soy así” o “el injusto de mi jefe”.

Conociendo el “mal carácter” de mi jefe, si le tengo que explicar que “se cayó el sistema” ¿estaré tranquilo? Probablemente no. Entonces el autor denomina a estas explicaciones como “tranquilizadoras” no porque resuelvan algo (el problema sigue existiendo), sino porque en ellas nos declaramos inocentes y ponemos la culpa en el exterior. El alto precio que pagamos a cambio es el ubicarnos en el rol de victimas, inocentes y, al mismo tiempo, incompetentes.

EXPLICACIONES GENERATIVAS

En este tipo de explicaciones nos hacemos responsables de lo sucedido. Y de este modo, haciéndonos parte del problema, podemos ser parte de la solución.

No me hago culpable puesto que yo, siguiendo con el ejemplo, no elegí que se “cayera el sistema”. Sin embargo, asumo el poder que está en mis manos comunicando el inconveniente y solicitando ayuda o pidiendo sugerencias a alguien. De esta forma me convierto en el protagonista de la situación.

Obrar de este modo también tiene un costo, y es la responsabilidad. En esta explicación se abren posibilidades de acción, de responder a una situación. La cuestión pasa por asumir la responsabilidad, pasa por tomar conciencia de que, aun en las circunstancias más difíciles puedo elegir quien elijo ser.

La pregunta como Coach que tenemos que plantear es: ¿Qué quieres que ocurra en esta situación? Dadas estas circunstancias, ¿cuánta responsabilidad estás dispuesto a asumir?. Dicho de otro modo: ¿Qué historia elegirás contar? ¿La historia de la víctima o la historia del protagonista? La primera genera impotencia, con la segunda asumo el poder que está en mis posibilidades, en mis competencias.

Recorda siempre ” Que las decisiones que vos no tomas, las toma otro” El problema es cuando no te gustan…