Las postergaciones y tu vida

Hola ..encontré este vídeo que realmente me parece muy interesante para que veas que pasa cuando te postergas, que significa postergarte , algunas cosas que te voy a detallar aquí:

“Cuanto tenga tiempo voy a …….”

“Cuando pueda voy a ………”

“Si mi jefe me deja……..”

Si elegís darte cuenta que estas diciendo  y queres ver mas te invito a que observes este vídeo y me dejes tu mensaje. Gracias!

Querés seguir postergando-te?

Te encuentras en la categoría de los que postergan todo? Si eres como la mayoría de la gente, la respuesta es sí. Pero es muy posible también que preferirías no vivir con la ansiedad que produce el postergamiento de las cosas. Puede que te des cuenta de que estás postergando muchas cosas que quieres hacer, y sin embargo por algún motivo, simplemente sigues suspendiendo la acción. Este asunto de las dilaciones es una de las facetas más preocupante de la vida. Si te cuentas entre los casos graves de los que padecen este mal, seguro que no pasa un día sin que te digas a ti mismo:

“Yo sé que tendría que hacer eso o aquello y no lo hago, pero ya me llegará el momento”. Tu zona errónea de “postergación” es de las más difíciles de achacar a las fuerzas externas. Es toda tuya, tanto la postergación en sí como la incomodidad que ésta te produce.

La zona errónea de la postergación es lo más cerca que se puede llegar a una zona errónea universal. Hay muy poca gente que puede decir con honestidad que no realiza postergaciones a pesar de que a la larga le resulten contraproducentes y malsanas. Como en todas las zonas erróneas, el comportamiento en sí no es malsano. El hecho de postergar, en realidad, ni siquiera existe. Uno simplemente hace cosas, y las que no hace, simplemente no están hechas en vez de postergadas. El comportamiento neurótico es simplemente la reacción emocional que lo acompaña y la inmovilización que produce. Si sientes que postergas las cosas que tienes que hacer, y te gusta postergarlas, y no sientes culpa por ello, ni ansiedad ni molestias, pues entonces sigue postergando lo que tienes que hacer y pasa por alto este capítulo. Sin embargo para la mayor parte de la gente, las tácticas dilatorias o el postergar lo que tienen que hacer son en realidad una manera de evadirse, de vivir los momentos presentes lo más intensamente posible.

ESPERANDO, DESEANDO Y QUIZÁS

Tres frases neuróticas típicas del hombre que posterga y vacila componen el sistema de apoyo que sirve para mantener el comportamiento dilatorio.

“Quizá las cosas se solucionarán solas.” “Espero que las cosas vayan mejor.” “Deseo que se arreglen las cosas.”

He aquí los deleites de quien posterga. Cuando dices “quizás”, “espero”, o “deseo”, puedes usar estas palabras como razonamientos para no hacer nada en el presente. Pero los deseos y esperanzas no son más que una pérdida de tiempo, ilusiones vanas de los que viven en un mundo ficticio.

Nunca nadie logró nada, con ninguna de estas palabras por más veces que las repitiera. En realidad éstas sólo sirven para evitar tomar cartas en el asunto y realizar las tareas que tú has decidido que tienen la suficiente importancia para estar en la lista de las actividades de tu vida.

Tú puedes hacer lo que te propongas. Eres fuerte y capaz. No eres frágil ni quebradizo. Al postergar para un momento futuro lo que quisieras hacer ahora, te entregas al escapismo, a la autoduda, y lo que es peor aún al autoengaño. Tu zona postergatoria es un movimiento que te impide ser fuerte en el momento actual, en tu ahora, y te impulsa en dirección de la esperanza de que las cosas mejorarán en el futuro.

LA INERCIA COMO ESTRATEGIA PARA VIVIR

He aquí una frase que puede lograr mantenerte inerte en tus momentos presentes: “Esperaré y mejorarán las cosas”. Para algunos esta actitud se convierte en una forma de vida, siempre están postergando algo que harán en un día que nunca ha de llegar.

Mark, un paciente que atendí hace poco, vino a mi consulta quejándose de lo desgraciado que era en su matrimonio. Mark era un cincuentón que llevaba casi treinta años de casado. Cuando empezamos a hablar sobre su vida conyugal me di cuenta de que los motivos de las quejas eran muy antiguos. “Nunca anduvo bien, ni al principio”, me dijo en un momento dado. Le pregunté a Mark por qué había seguido con su mujer durante tantos años. “Tenía la esperanza de que las cosas mejorarían”, me confesó. Casi treinta años de esperanzas y Mark y su mujer seguían siendo desgraciados.

Cuando hablamos más sobre la vida de Mark y sobre su matrimonio, él me reconoció que hacía como diez años que era impotente. Le pregunté si alguna vez había buscado ayuda profesional para su problema. No, él simplemente había evitado tener relaciones sexuales por más y más tiempo esperando que el problema se solucionaría solo. “Yo estaba seguro de que las cosas mejorarían” ,me dijo Mark como un eco de su primer comentario. Mark y su matrimonio representan un caso clásico de inercia. Se evadía de sus problemas y justificaba esta evasión diciendo: “Si espero un tiempo sin hacer nada, quizá las cosas se solucionarán solas”. Pero Mark aprendió que las cosas no se solucionan nunca solas. Se quedan exactamente como están. Como mucho, las cosas cambian, pero no mejoran.Las cosas en sí (circunstancias, situaciones, sucesos, gente) no mejoran nunca solas. Si tu vida es mejor de lo que era, es porque tú has hecho algo constructivo para mejorarla. Miremos más de cerca este comportamiento dilatorio y veamos cómo eliminarlo tomando algunas resoluciones bastante simples. Ésta es una de las zonas que puedes limpiar con mucho “trabajo mental”, ya que es una zona que tú mismo te has creado, sin ninguno de los refuerzos culturales que son como el sello de tantas otras zonas erróneas.
Y vos queres seguir postergando-te? dejame tus comentarios

Elaboración propia en base al libro “Tus zonas Erroneas”

Estas postergando tu vida?

¿Leerás ahora este artículo, o lo guardarás en el escritorio para leerlo más tarde? ¿Cuántos llevas almacenados para cuando tengas tiempo?

Postergar significa que dejamos para mañana, lo que probablemente podríamos hacer hoy. Hay personas que se encuentran muy cómodas con este hábito. Personas que ante la pregunta ¿Lo hago hoy o lo dejo para mañana? Su opción invariablemente será, “para mañana”.  Deciden desde pensamientos del estilo. “lo hago mañana”, “puede que lo haga otra persona”,  “si realmente es necesario ya lo terminaré haciendo”. Personas que teniendo los recursos, las capacidades y la oportunidad, eligen postergar la acción que les toque hacer.

¿Te ha pasado alguna vez que teniendo cosas importantes que terminar, Te  entretenes haciendo cosas que no aportan ningún valor ni significado a tu vida o a la de los demás, cosas que en el fondo son totalmente superfluas? ¿Te ha pasado que después lamentás haberte entretenido? ¿Qué las consecuencias se podrían haber evitado?

Casi todos, en algún momento hemos postergado ciertas decisiones, bien porque representan un esfuerzo, bien  porque no lo queremos hacer. Por favor, piensa en alguna tarea que estás postergando desde hace tiempo: ¿representa demasiado esfuerzo? o ¿en el fondo no quieres hacerla?

Analicemos la primera hipótesis: demasiado esfuerzo. Mi creencia es que el “esfuerzo”, el “sacrificio” que requiere dicha acción “no me compensa”. En este momento creo que el beneficio es menor que el esfuerzo que implica. Cuando tenemos instaurada esta creencia el pronóstico es muy claro: No se hará. Mientras en mi fuero interno, aunque no quiera reconocerlo, exista la creencia “no vale la pena”, esta acción quedará postergada.

Analicemos la segunda hipótesis: no quiero hacerlo. Cuando no lo quiero hacer pero no puedo asumir esta verdad, me resisto. Si realmente no quiero hacerlo es que no forma parte de mis objetivos y por tanto no es necesario postergar, lo descarto de mi vida y ya está. Cuando creo que no quiero hacerlo, pero lo postergo, me estoy resistiendo. Me resisto a aceptar la realidad. En el fondo pienso “si me resisto ganaré”. Mientras en mi fuero interno, aunque no quiera reconocerlo, exista la creencia “si me resisto ganaré”, esta acción quedará postergada.

Las dos hipótesis se sustentan, cada una de ellas, en una creencia que puede ser consciente o inconsciente: “el beneficio no compensa el esfuerzo”, o “si me resisto ganaré”. Esta manera de pensar llega un momento en que se instaura como un hábito. El hábito de postergar decisiones incómodas, difíciles, pesadas, aburridas, monótonas, etc. Por muchas justificaciones y excusas que sea capaz de crear, llegará un momento que deberé aceptar la realidad y las consecuencias que comporta haber decidido postergar.

Se trata de buscar un método creativo, fácil y agradable que me permita hacer hoy lo que puedo hacer hoy. Se trata de conectar con la fuente de inspiración que me permitirá pasar a la acción. Más aún, una fuente que resulte difícil de boicotear, sabotear o desplazar.

Uno de los métodos que con los años me han sido más efectivos para superar mi hábito a la postergación y que desde mi experiencia profesional como Coach me ha permitido acompañar a aquellas personas que querían cambiar este habito, ha sido conectar con los valores.

Uno de estos los valores es la honestidad. ¿A quién pretendo engañar? ¿Qué estoy evitando? ¿De qué tengo miedo? ¿A qué no me estoy enfrentado? Cuando somos honestos no nos autoengañamos. Podemos afrontar la realidad. Sabemos que nos estamos justificando porque tenemos miedo de no ser capaces, de fracasar, de decepcionar. Cuando nos permitimos afrontar la realidad ya no nos resistimos. Admitimos nuestro miedo y en lugar de luchar contra esta sensación de miedo la aceptamos y a pesar de tener miedo lo hacemos. La honestidad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Otro de los valores es la integridad. ¿Qué necesito realmente? ¿Cuál es la respuesta más coherente para satisfacer esta necesidad? Cuando somos íntegros hacemos lo que pensamos, sentimos y decimos. Si nos proponemos hacer algo lo hacemos. Cuando nos marcamos un objetivo no nos desviamos. Cuando definimos una prioridad la convertimos en prioritaria. Desde nuestra integridad no permitimos distracciones. La integridad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Otro de los valores es la libertad. ¿Qué estoy priorizando al tomar esta decisión? ¿Qué estoy evitando al tomar esta decisión? ¿A qué me estoy aferrando? Somos libres para elegir la mejor opción a corto y largo plazo. Podemos liberarnos del malestar que comporta saber que una tarea sigue pendiente por propia elección. Desde nuestra libertad podemos elegir ser la mejor versión de nosotros mismos al hacer lo correcto. La libertad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Para cada uno de nosotros aquellos valores que nos definen y que nos ayudan a tomar las mejores decisiones serán nuestro punto de apoyo para movernos, para pasar a la acción, para desterrar la postergación de nuestras vidas.